Cómo teletrabajar en equipo

De Cristina el 10 abril, 2020 en Sin categoría

En un entorno totalmente cambiante y competitivo (VUCA) imperan unos aspectos clave para que los equipos puedan trabajar de manera remota de manera eficaz. Aparentemente con el teletrabajo los individuos que trabajan en la distancia están menos conectados. Pero curiosamente debería ser al revés. Ahora el trabajo en equipo es más importante que nunca.

Los valores y cultura de equipo, así como un liderazgo efectivo serán los que mantengan la llama viva. Mantener una orientación hacia los resultados además de un alineamiento con el propósito y los valores compartidos son fundamentales para mantener la motivación.

Aspectos clave para los equipos de éxito

Para ser efectivo un equipo debe estar cohesionado y mantener una voluntad inquebrantable para lograr sus objetivos. Hay algunos aspectos de vital importancia que sin duda facilitarán el cambio hacia el teletrabajo y harán que todo el equipo reme en la misma dirección.

Conexión.

La comunicación, la confianza, el vínculo y la capacidad de comprender otros puntos de vista son aspectos determinantes.

    • La comunicación debe estar basada en la transparencia y la transmisión concreta de los mensajes. Será conveniente aprender a comunicarnos tanto verbalmente como por escrito de manera eficaz. En la comunicación escrita se dan una serie de particularidades que pueden llegar a dificultar la comunicación en sí. Una de ellas es que no contamos con toda la información que nos entra visualmente en la relación con los compañeros. No vemos la cara de la persona que nos envía ese correo, tampoco escuchamos el tono de su voz. Por esta razón es necesario saber escoger las palabras para transmitir el mensaje deseado, que no haya lugar a equívocos. Añadir una dosis extra de amabilidad facilitará que el interlocutor esté más receptivo a nuestro mensaje. Por otra parte es importante ser concisos y saber sintetizar, pues la inmediatez, la eficacia y efectividad deben primar. En la comunicación verbal igualmente la síntesis, concreción y transparencia serán muy valiosas.
    • Otro componente fundamental y tremendamente importante es la escucha. Hay diferentes tipos de escucha, superficial, profunda… que trataremos en otros artículos. Simplemente entender que escuchar con plena atención el mensaje de nuestro interlocutor tratando de comprender su punto de vista en la mayor profundidad posible será de gran utilidad para generar esta conexión tan necesaria.
    • Otro aspecto importante de la conexión es la confianza. Para lograr esta confianza es muy importante la coherencia y el alineamiento entre lo que se piensa, se dice y se hace.
    • El vínculo tiene que ver con mantener en todo momento la consciencia de que los otros miembros de nuestro equipo de trabajo son personas con todo su marco vital y sus múltiples áreas vivenciales. Y aunque mantengamos el contacto virtualmente y a través de pantallas, mostrar interés y respeto hacia ellos favorecerá el sentido de pertenencia y ayudará a cultivar un buen ambiente.

 

Compromiso.

Los equipos que trabajan en remoto o teletrabajando necesitan especialmente tener claros los valores y su propósito. Estos dejan de ser una frase bonita para tener colgada en la oficina y pasan a ser la llama que mantiene viva nuestra responsabilidad y proactividad. La cultura del equipo pasará a ser visible en los pequeños gestos y maneras de afrontar las dificultades del día a día. Esos valores son como la llama de una hoguera a la que acercarse cuando el frío de la dificultad nos paraliza.

 

Dirección.

Con el trabajo en remoto es más necesario que nunca que los equipos tengan claros sus objetivos concretos y las tareas necesarias muy para llegar a ellos muy bien definidas. Hay múltiples herramientas técnicas para la gestión de los proyectos que serán diferentes dependiendo de las necesidades del equipo o del proyecto. El manejo y dominio de estos aspectos técnicos es muy importante. En este sentido es necesario facilitar la formación y los medios necesarios a los miembros del equipo para lograr este dominio. Esto es fácilmente comprensible y habitualmente se tiene en cuenta. Igual de importante pero a veces menos tenido en cuenta son todas las habilidades blandas o soft skills que los miembros de un equipo necesitan para constituir un equipo de alto potencial.

 

Liderazgo.

Un buen lider ha de ocuparse de las personas. Además de plantearse encuentros o reuniones en los que dar seguimiento a los proyectos, es muy necesario fomentar el vínculo y el sentimiento de equipo con los miembros que lo constituyen. En las reuniones diarias sería interesante que los participantes no se limiten a enumerar tareas realizadas. Preguntas como ¿qué hiciste ayer para ayudar al equipo a cumplir sus objetivos? o ¿qué impedimentos te estás encontrando para lograr los objetivos en este proyecto? ayudarán a la reflexión y a la implicación de las personas que integran el equipo.

Por otra parte dado que en el formato de teletrabajo no tenemos la cercanía y la interacción del día a día será interesante que el líder haga un seguimiento “uno a uno”. Puede ser un espacio semanal o mensual de unos minutos donde podrá compartir, escuchar a las personas del equipo en una conversación distendida y empática. Para esto su capacidad de gestión emocional y de escucha serán fundamentales. Comprender a la persona que hay detrás de cada trabajador y su contexto personal le dará una visión ampliada del equipo y permitirá planificar con mayor efectividad. Todo esto facilita la verdadera creación de un equipo. Nunca será lo mismo un grupo de trabajadores que un equipo bien cohesionado.

Actitudes individuales que facilitan el teletrabajo

El perfil del trabajador en remoto ha de tener determinadas cualidades como la responsabilidad, la proactividad, la perseverancia, el pensamiento crítico. Hay aspectos que claramente benefician el teletrabajo.

  • Generar unos hábitos y rutinas ayuda a dar orden.
  • Involucrar a nuestro sistema familiar para que comprenda esta situación laboral. En ocasiones al vernos trabajando en casa sienten que te pueden interrumpir en cualquier momento, lo que dificulta nuestra capacidad de enfoque. Hacerles partícipes de este sistema de trabajo y poner unas reglas entre todos puede ayudar mucho a organizarnos. También será interesante compartir los beneficios que el teletrabajo aporta como mayor flexibilidad de horario, reducción de los desplazamientos, capacidad de autogestión del trabajo… para poder disfrutar entre todos también de esas ventajas.
  • Buscar un espacio fijo en el que tengamos nuestro material de trabajo organizado, donde encontremos la tranquilidad y el enfoque necesario será sin duda un gran aliado.
  • Gestionar el tiempo es de vital importancia. Para ello marcarnos el sistema que vaya bien con nosotros y nuestra ocupación será de gran ayuda. Evitar las distracciones que suponen las redes sociales, las interrupciones innecesarias e incluso desactivar las notificaciones cuando no son imprescindibles aumentará nuestra capacidad para enfocarnos. En torno a la gestión del tiempo hay todo un mundo por investigar que exploraremos en otros artículos.
  • Saber priorizar y dar preferencia a las tareas más importantes para acercarnos a nuestros objetivos es fundamental. Dedicaremos el tiempo de la mejor calidad a todos estos aspectos importantes. Este tiempo en el que nos sentimos con la mente más clara y con más capacidad de enfoque y concentración. Nos ocuparemos de otras tareas más repetitivas y que no requieran tanta capacidad creativa en esos ratos de la jornada laboral en los que ya estamos más cansados y con menos concentración. En este sentido un gran consejo puede ser: nunca empieces tu jornada leyendo el correo electrónico, o te descubrirás a media mañana solamente habiendo apagado fuegos.

Básicamente las reglas del juego están cambiando, ya lo veíamos venir, pero ahora se ha hecho una realidad totalmente tangible. Nos ha caído como un cubo de agua fría y nos vemos en el reto de desplegar nuevas capacidades. Podría parecer que con esta nueva realidad de interacción virtual lo más importante fuesen las capacitaciones técnicas. Lejos de eso se pone de manifiesto como los equipos maduros y con un buen desarrollo personal de sus miembros están más capacitados para gestionar esta nueva realidad que se nos presenta. Ahora más que nunca la capacidad de escucha, de conexión interpersonal, la empatía y el autoconocimiento serán claves para crear equipos de alto rendimiento.

En Team Building Percusión trabajamos todas estas capacidades a través de nuestras actividades en grupo porque creemos que los equipos felices son más efectivos. ¿Quieres saber cómo podemos ayudarte? No dudes en contactarnos.

Escribe un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios tiene un *